Dreams Hotel Miramar le invita a un paseo por La Fortaleza

 10 julio, 2019
   General

Dreams Hotel Miramar te invita a que disfrutes de La Fortaleza, también conocida como el Palacio de Santa Catalina, el primer fuerte de defensa construido para defender la ciudad de San Juan. Su nombre es debido a la ermita de Santa Catalina que estaba originalmente ubicada junto a las murallas, y ahora se encuentra dentro del fuerte.

La Fortaleza fue la primera fortificación construida para proteger el puerto y la ciudad de San Juan. La Fortaleza ha sido la residencia de los gobernadores de la Isla desde 1544. Es la mansión ejecutiva mas antigua en el Nuevo Mundo, que aún se utiliza.

Historia

Durante los primeros años de la colonización española, en Puerto Rico no existían fortificaciones, excepto la estructura hecha de piedra y tierra que era la Casa Blanca. Esta fue construida por la familia Ponce de León. La estructura servía de arsenal, almacén y depósito de los fondos gubernamentales. Este fuerte se construyó cerca de la playa, en la Bahía de San Juan.

La Corona española autorizó la construcción de un fuerte permanente en San Juan en 1529, pero las luchas contra los indígenas retrasaron la construcción hasta 1537.

En el 1540, la Fortaleza consistía en un patio interior rodeado de cuatro muros de siete pies de espesor. En este se podía acomodar unas doscientas personas. Desde la parte terrestre parecía una casa tradicional con techo plano. La puerta principal miraba al poblado y estaba protegida por una defensa en forma de creciente pequeña o media luna. El área que separaba la casa de la costa estaba cerrada por una muralla de seis pies y medio de alto.

Para defender el fuerte, se construyó una torre, al estilo medieval, en un ángulo de la muralla. Se le llamaba la Torre del Homenaje, porque en ésta área el gobernador juraba lealtad a la Corona española. Debajo de la torre había un calabozo, que se utilizó como almacén de documentos importantes y municiones. Aquí también se llegó a guardar el Cofre de Tres Llaves, el cual contenía los fondos para financiar la colonia. Más adelante, se construyó una segunda torre, a la cual se le llamó Torre Austral.

El dinero para armas y soldados era muy limitado, así que La Fortaleza nunca tuvo cañones útiles, ni guarnición. Sólo había seis hombres de los cuales dos eran artilleros, dos eran guardias, un hombre estaba a cargo del cuido de las armas y uno era portero. También contaban con sólo media docena de cañones de 8 libras, 20 arcabuces, 20 ballestas y 40 garrochas.

Debido a sus escasos recursos y a la localización, La Fortaleza siempre fue considerada de poca utilidad militar. La fortificación tenía vista al área de anclaje y controlaba el acceso al puerto de la ciudad, pero la falta de visibilidad a la entrada de la bahía, no permitía la posibilidad de utilizar este fuerte como bastión defensor de la isla. El hecho de que no se pudiera divisar hasta después de entrar a la bahía daba a entender al enemigo que la ciudad poseía una pobre defensa.

En 1625, durante el ataque holandés, se utilizó la Fortaleza como cuartel. La Isla fue saqueada y quemada, y La Fortaleza fue destruida. De esta, solamente quedaron en pie las paredes.

En 1640 comenzó la reconstrucción de La Fortaleza. Esta vez, se tomó en consideración, que se utilizaría como residencia de los gobernantes. La antigua capilla de Santa Catalina fue destruida y esto fue lo que dio paso a la reconstrucción de la misma, esta vez, dentro del fuerte, en la Torre del Homenaje. Se cree que la Fortaleza adoptó el nombre de Palacio de Santa Catalina a partir de esta reconstrucción.

Durante el siglo XIX, la Fortaleza experimentó muchas expansiones y mejoras. Se construyó un ala donde se encontraba la secretaría de gobierno y la capitanía general.

En 1846, el entonces gobernador, Rafael de Aristegui, conocido como el Conde de Mirasol, emprendió una reconstrucción masiva. Por esta, la estructura adopta la apariencia de palacio. La fachada que miraba al poblado se hizo al estilo neoclásico y se llevaron a cabo muchas renovaciones en el interior, tales como el arreglo de las paredes y el recubrimiento de los pisos con mármol.

A pesar de que este fuerte ha sido residencia de gobernadores desde su construcción, no fue hasta una real orden presentada el 27 de noviembre de 1822, que la Fortaleza se convierte oficialmente en la residencia de los gobernadores de Puerto Rico.

En el siglo XX, durante el gobierno estadounidense, el gobernador William D. Leahy ordenó la reconstrucción del fuerte, para que se sustituyera el antiguo techo de ladrillo por uno de hormigón. Muchos de los gobernadores, han ordenado labores de reconstrucción, dejando su huella en la estructura. Del edificio original, aún permanecen las dos torres, al estilo medieval, construidas en el siglo XVI.

En 1983, la UNESCO declaró a la Fortaleza o Palacio de Santa Catalina Patrimonio Histórico de la Humanidad.

La Fortaleza ha sido la residencia para mas de 170 gobernadores de Puerto Rico. A recibido dignatarios como John F. Kennedy y si esposa Jacqueline Kennedy. El Rey Juan Carlos de España y Juliana de Netherlands, Barack Obama, el Rey Felipe VI a Letizia de España, entre muchas otras personas de gran importancia.

Nota Informativa

La Fortaleza cuenta con un tour gratis de los alrededores y el interior, de aproximadamente unos 45 minutos de duración. Para visitarla es necesario reservar un espacio, llamando al 787-721-7000.

Es necesario ir vestido adecuadamente pues el lugar cuenta con unas restricciones. Se debe usar ropa decorosa, no escotes ni pantalones con agujeros. No se puede utilizar camisas que muestren el abdomen ni se puede utilizar pantalones sumamente cortos. Los pantalones cortos pueden estar hasta un poco arriba de la rodilla pero no deben ser pegados al cuerpo.

Dónde: El Viejo San Juan, Puerto Rico
Cuándo: A disponibilidad del lugar.

La Fortaleza se encuentra localizada en la calle Fortaleza, donde actualmente se encuentran las sombrillas, que es otra de nuestras innovadoras atracciones, para la foto perfecta en San Juan. Es un lugar hermoso, lleno de historia.

Puede visitar la Fortaleza desde Dreams Hotel Miramar, con aproximadamente $5 dólares en Uber. Un paseo por la calle Fortaleza, le encantará. No se olvide de visitar justo al frente de la Fortaleza al restaurante Barrachina, lugar en donde se inventó la Piña Colada. Te encantará degustar este coctel, en donde fue inventado, pues sabe diferente a otros lugares en que lo preparan. La Piña Colada es refrescante.

Dreams Miramar le invita a la Fortaleza

Cerrado Día de Año Nuevo, Acción de Gracias y Navidad.

Dreams Hotel Miramar
+1-787-688-5818
www.dreamsmiramar.com